No puedo recordar cuando fue la primera vez que cogí un "boli" y empecé a escribir, de hecho escribo desde que tengo uso de razón.

 

​Aunque mi primer recuerdo es de cuando tenía apenas diez años: Durante esa época me inventaba historias de misterio con la intención de  rodarlas con mis amigos del barrio con una filmadora de Súper8 que tenía mi padre.

​Como es natural nunca llegamos a hacer la deseada película, pero me lo pasaba tan bien inventando y creando personajes que no podía dejar de escribir.

Con el tiempo me he dado cuenta que para mí es una necesidad. Cada día necesito escribir ni que sea una línea. Siempre voy con una libreta encima para cuando llega la inspiración. Disfruto escribiendo y espero que eso se refleje en mi trabajo.
Espero que disfrutéis.

​​No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.​
Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.​

Pepa Mayo

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now